miércoles, noviembre 06, 2013

Marcela

Conocí a Marcela un domingo (en persona), ya habíamos conversado por skype hace buen tiempo, yo tenía que salir a ver unos pagos de última hora y de paso quería tomarme un café, ella apareció conectada y siempre me dijo que es algo solitaria entonces le propuse encontrarnos, conversar un poco y tomarnos un café...

Me esperó en una librería en el segundo nivel, nos saludamos y empezamos a caminar rumbo a una tienda para sacar mi estado de cuenta de una vez, en determinado momento me  hizo reír ya que me dijo que dudó en saludarme porque no creía que yo fuera gay, pero creo que soy gay y bastante! :)

Fuimos por uno un frapuccino para mí y un jugo para ella, tenía ese antojo hace buen tiempo, mi paladar pedía, salimos de la cafetería y empezamos a caminar ya que era de noche y hacía algo de frio, entonces le pedí que me hablara de ella, como le iba con Antonia una mujer que anda conociendo y por quien está muy animada y la vi sonreir, creo que entonces me di cuenta de que las cosas iban bien o al menos regular, pero mientras caminábamos me decía que quería ir con cuidado, lento porque no quería sufrir y es que ella había vuelto a Perú hace un par de años, algo destruida por una relación con una mujer que vivía en Portugal y que al final le dijo adiós, entonces ella regresó tal y como se fue...

Hace poco la he contactado - me dijo - y es que para poder viajar yo me casé con su hermano y no había caído en cuenta que ahora que estoy rehaciendo mi vida es necesario terminar con eso y por fin divorciarnos...

¿Y como te sentiste al hablar nuevamente con ella?

Bien, no porque la quiera, sino que me di cuenta que ya no me duele hablar con ella, que escuchar su voz no me transporta a nada, a ningún lugar, creo que ya sanó esa herida y por eso me siento bien, tranquila y quiero que los trámites del divorcio salgan de una vez.

¿Antonia?

No, ella no tiene nada que ver, el tiempo hizo su trabajo, soy mas desconfiada o quizás mas calmada, trato de no acelerar el paso, menos en un camino que no conozco... He vivido una vida algo solitaria desde que regresé de Portugal, las cosas no han sido fáciles, tengo pocas amistades y es porque ellos tienen historias bonitas y prefiero alejarme de eso, de las historias bonita,s y siento que no por envidia ya que me gusta que estén bien y felices, pero yo soy así.. simplemente le huyo a las historias bonitas, a las historias bonitas  y ajenas, quizás algún día tenga mi historia bonita... - y sonrió 

Luego de 3 horas de caminar y conversar nos despedimos, ya era tarde, sé que Marcela estará bien y si lo de Antonia va bien pues creo que estará mejor...






5 comentarios:

  1. Magnífico ! En la vida luego el olvidar las malas sensaciones que nos dejan la gente es difícil pero lográndolo se puede seguir adelante y quizá buscar su historia bonita :)
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. En algo se relaciona con el post que publique hace unos dias. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ojala Marcela tenga pronto su historia feliz y bonita, pero bueno si se aleja de las personas felices dudo que la tenga, si se aisla dudo que la tenga, se lo dices de mi parte! Un abrazo para ti!

    ResponderEliminar
  4. así como una vez dije, el final es para algunos un nuevo comienzo, ir con calma nadie nos apura.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Los amores llegan solos, no hay que buscarlos, siempre he pensado eso.

    ResponderEliminar

Aquí llegaron y esto dejaron: