domingo, diciembre 01, 2013

Jr.

Fue en lo que pensaba cuando tenía 17 años, era un deseo muy fuerte el de tener un hijo, el de formar una familia y que mis hijos tuvieran todo lo que de niño yo no pude tener. Luego de eso, con el paso de los años terminé por aceptar ese algo que me hacía diferente de los demás, sentía mayor atracción sexual por chicos que por chicas.

Pasaron muchos años para que volviera a tener esos deseos de querer convertirme en padre, algo que tras mi aceptación como homosexual me había resignado a no conseguir, siempre en mi cabeza estuvo esa idea de la cual, ahora, ya no pensaba que fuera tan lejana y tan irreal.

Hace unos meses esa necesidad se volvió algo más fuerte y en una conversación que tuve con mi madre se lo comenté, le dije que quería ser padre pero que dada mi condición no podría ser de la manera convencional a lo que mi madre me respondió: yo te ayudaré a criarlo! – sonreímos los dos.

Hace unos días vi un reportaje sobre los “orfanatos de la muerte” en China, niños abandonados por sus padres  debido a la política del hijo único que se impuso dada la superpoblación de dicho país; dichos orfanatos reciben en su mayoría niñas ya que los padres al querer preservar el nombre de la familia prefieren tener a un varón como descendiente, eso motiva un gran número de abortos al saber que el futuro bebé es una niña, incluso muchos de estos ocurren a un grado avanzado de gestación llegando casi a los 9 meses y a punto de dar a luz, no sé si pueda decir que en el “mejor o peor” de los casos éstas niñas son abandonadas a su suerte y trasladadas a dichos orfanatos en los cuales reciben tratos inhumanos que heriría la susceptibilidad de cualquier persona, incluso muchas de ellas solo son puestas en una habitación hasta que mueran debido a la falta de atención.

Siento que sería bonito ser padre, tener la responsabilidad que conlleva, creo que lo tengo todo en la cabeza aunque las opiniones de algunas personas sean a favor y en contra.

¿Por qué muchas opiniones dispersas? – La situación sería fertilizar un óvulo de una prima y ella está de acuerdo, fertilizarlo con un esperma de alguien a quien aún no he dicho nada, a quien no estoy seguro de decirle porque no sé cómo lo tomaría o si aceptaría, más complicado aún si es que quiero estar alejado de ésta persona.

Les dejo el reportaje que vi.






3 comentarios:

  1. ¿Y si mejor no pides nada y tu pones la otra parte? te ahorras todo el rollo. Aunque no saldran como tú quieres, pero eso de la sangre llama a la sangre pega más no?

    ResponderEliminar
  2. La adopciòn tambié puede ser una buena opción

    ResponderEliminar
  3. Seamos sinceros, adoptar es bastante difícil... Dooms tu tienes a Lea! :)

    ResponderEliminar

Aquí llegaron y esto dejaron: