viernes, octubre 18, 2013

Emergencia!

"Cuando te vi en aquella camilla no pude evitar quebrarme, te vi tan vulnerable, tan frágil; y entonces comprendí que no eras de hierro ni acero como siempre aparentaste..."

Horas antes...

Casi las 6 de la tarde y llegaba a mi casa, mientras me dirigía a mi cuarto mi hermana Beatriz aparece y me dice que mamá estaba mal y que se iba a ir al hospital, pensé que era algo leve, dejé mis cosas en mi cuarto y fui al cuarto de mi madre.

Mi madre y Beatriz nerviosas, pregunté que pasaba y entonces supe que mamá había empezado a sangrar y que la hemorragia no paraba por nada, nos alistamos en dos minutos y en 5 estábamos rumbo al hospital, Alex iba de copiloto y en la parte trasera mi madre asustada, con los ojos sollozos me cogía la mano, notaba su nerviosismo y me tomaba más fuerte la mano.

Eran casi las 10 de la noche, mamá había sido atendida por emergencia, la dejé pasar por esa puerta en la que aquella joven doctora me detuvo, ahora yo debía esperar...

Nunca había estado en sala de emergencias, fue una experiencia única, estaba asustado, salió una enfermera mencionando mi nombre me encargó ir a admisión, farmacia y luego a laboratorio para que fueran a tomar análisis a la misma cama dado que mamá no debía hacer esfuerzo alguno...

No sabía nada, pero recordé que Alex estaba en la puerta del hospital ya que no lo dejaron entrar, conversamos un poco y le pedí que se fuera a trabajar que yo me quedaría con mamá y le avisaría apenas supiera algo, me dijo que esperaría un poco más y yo volví a entrar...

Pude entrar gracias a la enfermera, entré y la ví demacrada, tan débil, no pude con eso mis ojos se llenaron de lágrimas y entonces ella me dijo: Hijo estoy bien, tranquilo, cogí fuerte su manó y asentí con la cabeza.
Tuve miedo, tanto miedo, no quería verla ahí, así.

Regresé a casa a cambiarme y ponerme algo abrigador, algo de ropa para mi mamá porque ella debía quedarse, había perdido demasiada sangre y tenía que descansar y recuperarse, si la hemorragia no cesaba debían operar de emergencia; estando en mi cuarto mi hermano Elias me toca la puerta y con los ojos llorosos me pregunta por mamá, él al igual que yo estaba asustado, entonces fui fuerte y le dije: Hijo, mamá está bien, no te preocupes si? - Entonces se tranquilizó.

Regresé al hospital, Alex ya se había ido a trabajar y ahora yo estaba en la puerta de emergencia a seguir la espera. 

Mientras estaba ahí parado vi de todo, camillas a cada lado del pasillo, vi a una mujer pasar en silla de ruedas que llegaba a una camilla y luego de sentarse en ella se sacó las zapatillas e intentó acomodarlas ayudándose con los pies pero no podía hacerlo, se veía débil y mis pies se movieron hacia ella le acomodé las zapatillas y ella me dio las gracias con una sonrisa débil, luego de eso se recostó y yo volví a mi lugar de espera.

Casi a las 3 de la mañana me dijeron que mamá estaba estable, que la iban a pasar a observación y yo estaba más tranquilo, cuando la trasladaron me pidió que no falte al trabajo, que no me preocupe y que vaya a descansar al menos un poquito...

A las 8 am. me reportaba en el trabajo, no podría llegar a la hora de visita así que avisé a mis tíos para que puedan ir a verla, aunque mamá se moleste ellos son sus hermanos y merecen saber lo que a ella le pase...

Mamá y yo tenemos una conexión especial, es una gran mujer, una gran madre y una gran amiga...

Recordé lo que me dijo una vez: Hijo, sé feliz a tu modo, si tu eres feliz entonces yo también soy feliz! 

 Gracias a Guillo que no me dejó esa madrugada y a los amigos que estuvieron pendientes sobre la salud de mi Celi!

Gracias Dios por proteger a la creadora de mis días!






7 comentarios:

  1. Gracias a Dios todo salió bien. Eso es lo importante y estas experiencias nos enseñan a valorar más a nuestros seres queridos. Linda publicación.

    ResponderEliminar
  2. No sé bien cuando pasó todo esto, espero que ya esté mejor y que no haya sido más que un cruel susto.

    ResponderEliminar
  3. La vida hay veces es tan fugaz que no sabemos hasta cuando estaremos aqui, pero me alegra saber que tu madre esta bien, y se lo que es estar en un hospital, si uno no es fuerte el mismo ambiente te puede derrotar mas que la enfermedad o mal que nos da... Esos lugares siempre son tan... no se como decirtelo mas aun la sala de emergencia... Suerte pimbollo y espero que tu madre siga mejorandose dia a dia =^.^=

    ResponderEliminar
  4. @Todos, gracias y mamá muy recuperada! @Lu, te entiendo de maravilla!

    ResponderEliminar
  5. Pues que bien que tu mami ya este bien, esas cosas nos enseñan a valorar la salud. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Es beuno saber que ya tu mami esta mejor, cuídala mucho que no hay mejor tesoro que las madres

    ResponderEliminar

Aquí llegaron y esto dejaron: